De Dos Mundos

7 cosas que ver en Guimarães, Portugal

Scroll down to content

¿Viajas a Portugal? Aquí te mostramos los 7 cosas que ver en Guimarães.

La ciudad de Guimarães

Guimarães es una pequeña ciudad situada al norte de Portugal muy próxima a la popular ciudad de Oporto, que a pesar de su reducido tamaño, ofrece la oportunidad de explorar en la Historia de Portugal.

Es el ejemplo perfecto de una ciudad medieval, como sacada de un cuento de hadas, con murallas, un castillo espectacular, el Palacio de los Duques de Bragança, viviendas de época medieval y callecitas encantadoras, haciendo de esta ciudad una parada imprescindible en tu viaje a Portugal.

La mejor forma de conocerla es sin duda perdiéndose entre su laberíntica trama urbana, que aún conserva el aspecto que tuvo en la época medieval y nos cuenta una historia en cada rincón de la ciudad.

Aquí te damos las claves para que la disfrutes al máximo. ¿Te vienes?

Historia de Guimarães

Centro Histórico Autor: Renato Ampuero

La ciudad de Guimarães es conocida como la ciudad Berço o ciudad cuna, debido a que muchos historiadores la consideran como el lugar donde nació Portugal como nación. Allí, D. Henrique estableció el Centro Administrativo del Condado Portucalense, y hacia 1143, el gobierno de Portugal recae en el hijo de este, D. Afonso Henriques, primer rey de todo Portugal.

Así, es tal la importancia, la belleza y la historia de Guimarães, que la UNESCO catalogó su centro histórico como Patrimonio Mundial en 2001, debido a los valores de originalidad y autenticidad que conserva. Pues, a pesar de siglos la ciudad no ha perdido la armonía de su conjunto patrimonial.

Las plazas, llamadas largos, rodeadas de magníficas casas medievales con barandillas de hierro, balcones y pórticos de granito, arcos a modo de puentes que unen casa sobre calles estrechas, claustros y torres de impresionantes iglesias, son testigos de la cotidianeidad de la apacible vida vimarense.

¿Quieres saber más? Pues atent@s a estos monumentos que no te puedes perder…

7 cosas que no te puedes perder en Guimarães

Castillo de Guimarães

Se trata de un antiguo castillo de estilo románico que se encuentra situado en el monte Latito o Falperrad, conocido también como la Colina Sagrada.

Su origen está ligado a la Condessa Mumadona Dias quien a mediados del siglo X ordena su construcción para defender el monasterio que había fundado, luego de quedarse viuda, en dicha colina, y también para defender a la comunidad cristiana, que vivía a su alrededor, de los ataques de los normandos y los árabes.

Castillo de Guimaraes @ericianuzi

Ya en el siglo XII, con la consolidación del Condado Portucalense, se instalan en Guimarães el Conde D. Henrique y su esposa, D. Teresa, quienes realizan una gran reforma en el castillo, ampliándolo y mejorando sus defensas.

Además de por su arquitectura, la importancia de este castillo radica en que, según la tradición, es donde nace D. Afonso Henriques, primer rey de Portugal, en el año de 1109.

Además, se encuentra muy ligado a las batallas y gestas heroicas del periodo fundacional de la nación portuguesa, como la batalla de San Mamede en 1128 y precisamente por ello, también es conocido como el Castillo de la Fundación o de San Mamede.

Lamentablemente, una vez perdida su función defensiva, el castillo cae en un largo periodo de abandono y degradación, hasta el siglo XX, época en la que fue declarado Monumento Nacional y se logró por fin la intervención y restauración de este importante edificio. Actualmente, es el una de las fortalezas románicas mejor conservadas de Portugal.

El Palacio de los Duques de Bragança

Otro de los maravillosos edificios que se encuentra en la Colina Sagrada es el Palacio de los Duques de Bragança. Se trata de una majestuosa casa señorial que fue edificada hacia el año de 1420, de estilo normando-borgoñón, siguiendo el modelo francés. Actualmente es uno de los mejores ejemplos de arquitectura señorial del siglo XV en toda Europa.

Palacio de los Duques de Bragança. Autor: Renato Ampuero

Fue D. Afonso, futuro Duque de Bragança e hijo ilegítimo del Rey D. João I, quien ordena su construcción con el fin de que sea la residencia de su segunda esposa, D. Constança de Noronha. Con una arquitectura singular, este palacio con sus torres almenadas y sus innumerables chimeneas cilíndricas de ladrillo que dominan su tejado, destaca dentro del conjunto del centro histórico de la ciudad.

Es a partir del siglo XVI que el palacio cae en un estado de abandono y deterioro progresivo hasta 1937, año en que se iniciaron los trabajos de restauración.

En 1959 el palacio abrió público y hoy en día se puede visitar. Te recomendamos que lo hagas porque en su interior alberga valiosos objetos que datan de los siglos XVII y XVIII. Dentro de la colección del museo destacan las copias de cuatro tapices que muestran escenas de la historia de los descubrimientos portugueses, cuyo diseño es atribuido al pintor Nuno Gonçalves (s. XV). Destacan también un conjunto de tapices flamencos elaborados siguiendo unos patrones de Pedro Pablo Rubens.

Además, entre el mobiliario que podemos apreciar en este museo, tenemos una gran colección de muebles de la época post descubrimientos, especial mención merecen los cantores indo-portugueses y los bargueños españoles. La ornamentación se complementa con una preciosa colección de porcelanas de la Compañía de las Indias y de fayenza portuguesa.

Iglesia de San Miguel del Castillo

Esta construcción completa el conjunto de edificios importantes que se encuentran sobre la Colina Sagrada.

De estilo románico, esta iglesia data aproximadamente de inicios del siglo XII, y fue edificada por órdenes del Conde D. Henrique. Es un edificio con unas dimensiones muy modestas y arquitectónicamente sencillo pero que guarda un gran significado para Guimarães y Portugal en general.

Así, esta pequeña iglesia tiene un gran simbolismo en el imaginario local y nacional, puesto que cuenta la tradición que es aquí donde fue bautizado D. Afonso Henriques, el primer rey de Portugal. Su suelo se encuentra cubierto de lápidas, atribuidas a nobles guerreros que perdieron la vida en nombre de la fundación de la nación portuguesa.

Largo da Oliveira

Padrão do Salado @sharing_portugal

El Largo o Plaza da Oliveira fue durante siglos el corazón del burgo vimarense y debe su nombre a un olivo que se encuentra plantado en esta plaza. Se encuentra flanqueada de casas alpendradas, y que le dan un aire medieval. Es el punto ideal para iniciar el recorrido por las encantadoras callecitas del centro histórico de Guimarães. En esta plaza se erige un importante monumento, con estilo de templete gótico, el Padrão do Salado, construido durante el reinado de D. Afonso IV para conmemorar la batalla del Salado de 1339.

Iglesia de Nuestra Señora de Oliveira

La Iglesia de Nuestra Señora de Oliveira o de la Colegiata, es el primer monumento de estilo gótico que fue erigido en la zona del Minho. Esta iglesia contó con los donativos de D. João I como muestra de agradecimiento por la victoria en la batalla de Aljubarrota en 1385.

Se encuentra edificada sobre los cimientos de un primitivo monasterio del siglo IX, dedicado este a Santa María de Guimarães, que fue reconstruido por el Conde D. Henrique. En el interior de su maravilloso claustro podemos encontrar actualmente, el Museo Alberto Sampaio, con una notable colección de objetos medievales y del renacimiento, destacando un retablo de plata del siglo XIV, pieza única en Portugal.

Largo del Toural

Largo del Toural @driftsinframes

Actualmente es considerado como el corazón de la ciudad, pero que en el siglo XVII era una plaza ubicada en los extramuros de la ciudad que se encontraba junto a la puerta principal de la villa. Allí se realizaba la feria del ganado. Hacia 1791 la plaza fue ocupada por viviendas, que durante la segunda mitad del siglo XIX fueron desplazadas para dar paso al Jardín Público inaugurado en 1878.

Actualmente es una apacible plaza que sirve como punto de encuentro para lugareños y turistas. Un punto imprescindible en su visita.

Monte da Penha

El monte de la Serra da Penha, también conocido como el Monte de Santa Catarina, es un lugar cercano a la ciudad y que sirve de mirador natural de esta. Puedes acceder a través del teleférico de la ciudad o haciendo una caminata muy recomendable, debido a los paisajes que te encontrarás. Este lugar no solo tiene valor por ser el punto más alto de Guimarães sino que también tiene mucha simbología religiosa e importancia histórica pues los primeros asentamientos de Guimarães se encuentran en esta zona.

Monte da Penha. Autor: Renato Ampuero

En el siglo XVIII se construye una pequeña capilla dedicada a Santa Catarina pero será a partir de 1893, año en que se erigió una estatua del Papa Pio IX, cuando el Monte da Penha adquiera mayor importancia. Además cuenta con un Santuario, y unas grutas y jardines espectaculares.

Si todo esto te ha gustado, no te pierdas los próximos artículos. Te contaremos cuáles son los mejores sitios para disfrutar de su increíble gastronomía y las mejores excursiones que puedes hacer por la zona

Consejos para llegar a Guimarães

Si te estas alojando en Oporto, la mejor forma de llegar a Guimarães es por medio del microbus que sale desde la Alameda de San Dámaso. Aquí te dejamos el enlace para que adquieras el billete de autobús. Es super económico y en menos de 45 minutos estarás en Guimarães.

Y si lo que prefieres es alojarte en esta preciosa ciudad, aquí te dejamos un enlace para que encuentres los mejores alojamientos al mejor precio. Y si usas este código recibirás 15 eurazos!!!https://www.booking.com/s/13_6/9921ac21

One Reply to “7 cosas que ver en Guimarães, Portugal”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s